La Comisión publica la propuesta de Reglamento sobre el diseño ecológico de los productos sostenibles

Fecha: marzo 30, 2022

La Comisión Europea ha presentado hoy un Paquete de Economía Circular, que incluye propuestas para hacer que los productos sostenibles sean la norma en la UE, impulsar los modelos empresariales circulares y capacitar a las personas consumidoras para la transición verde.

El prometido paquete de propuestas del Pacto Verde Europeo, ya anunciado en el Plan de Acción de Economía Circular, se enmarca en la llamada Iniciativa de productos Sostenibles y tiene como objetivo hacer que los productos que son comercializados en la Unión Europea sean sostenibles a lo largo de todo su ciclo de vida. Es decir, que sean productos duraderos, fiables, reutilizables, y eficientes en el uso de la energía y los recursos.

El paquete lo conforman diferentes instrumentos: propuesta de Reglamento sobre diseño ecológico de los productos sostenibles; pasaporte digital de producto; iniciativas dirigidas a sectores concretos para apoyar y completar la propuesta (Estrategia de la UE sobre los Productos Textiles Sostenibles y Circulares y la revisión del Reglamento sobre los productos de construcción) así como una propuesta sobre nuevas reglas para empoderar a las consumidoras en la transición verde y que estén mejor informadas sobre la sostenibilidad ambiental de los productos y mejor protegidas contra el greenwashing.

Resumen de iniciativas del paquete de Economía Circular. Fuente: Comisión Europea

Propuesta de Reglamento sobre Ecodiseño de Productos Sostenibles

El Plan de Acción para la Economía Circular pretende, entre otros aspectos, estimular el desarrollo de mercados líderes de productos sostenibles y neutros para el clima, en la UE y fuera de ella. Para lograrlo, establece un marco de política de productos sostenibles, que incluye medidas en tres grandes áreas:

  1. Fomento del diseño de productos sostenibles.
  2. Capacitación de las consumidoras y compradoras públicas.
  3. Promoción de la circularidad en los procesos de producción.

Si bien los tres ámbitos del marco de la política de productos sostenibles son sinérgicos entre sí, la propuesta de Reglamento sobre diseño ecológico de los productos sostenibles, presentada como núcleo del nuevo paquete de propuestas, se centra principalmente en las medidas establecidas en la fase de diseño de los productos y establece nuevas medidas y requisitos obligatorios:

  • Hacer que los productos sean más duraderos, fiables, reutilizables y eficientes en el uso de la energía y los recursos.
  • Establecer requisitos de información para que los consumidores conozcan el impacto ambiental de los productos que consumen.
  • El Pasaporte Digital de Producto para todos los productos regulados que permitirá una mejor trazabilidad de los productos. Podría incluir información sobre la huella ambiental del producto, información que facilite su reparación o su reciclado y el registro de las sustancias que contiene (por ejemplo, el porcentaje de reciclado o de sustancias preocupantes) de manera que todo ello sea accesible en toda la cadena de suministro.  
  • Medidas para poner fin a la destrucción de bienes de consumo no vendidos, ampliar la contratación pública ecológica y ofrecer incentivos para los productos sostenibles.
  • Ampliación del marco de diseño ecológico ampliando la gama de posibles productos y ampliando el ámbito de aplicación de los requisitos que estos deben cumplir.
  • Fomentar modelos de negocio más circulares, que puedan estar basados, por ejemplo, en la responsabilidad del productor.

Junto con esta propuesta, la Comisión también ha adoptado un plan de trabajo sobre diseño ecológico y etiquetado energético para el período 2022-2024 que contempla nuevos productos relacionados con la energía y pone al día y fija unos objetivos más ambiciosos en relación con los productos que ya están regulados bajo la Directiva de ecodiseño, como medida transitoria hasta la entrada en vigor del nuevo Reglamento.

Estimación de las emisiones GEI evitadas en 2020 gracias a la Directiva de Ecodiseño. Fuente: ECOS

Textiles sostenibles y circulares

La recién publicada Estrategia para los Textiles Sostenibles y Circulares tiene como objetivo crear un marco coherente y una visión para la transición del sector textil hacia un futuro 2030 en el que:

«Los productos textiles que se comercializan en la UE son duraderos y reciclables, están fabricados en gran medida con fibras recicladas, están libres de sustancias peligrosas y se producen respetando los derechos sociales y el medio ambiente. Los consumidores se benefician durante más tiempo de textiles asequibles de alta calidad, la moda rápida pasa de moda y los servicios de reutilización y reparación son económicamente rentables y están ampliamente disponibles. En un sector textil competitivo, resistente e innovador, los productores asumen la responsabilidad de sus productos a lo largo de la cadena de valor, incluso cuando se convierten en residuos. El ecosistema textil circular está prosperando, impulsado por las capacidades suficientes para el reciclaje innovador de fibra a fibra, mientras que la incineración y el vertido de textiles se reducen al mínimo.»

Para alcanzar este objetivo la Comisión Europea establece las siguientes acciones clave para un textil sostenible y circular:

  1. Introducción de requisitos obligatorios de diseño ecológico.
  2. Detener la destrucción de textiles no vendidos o devueltos.
  3. La lucha contra la contaminación por microplásticos.
  4. Introducción de los requisitos de información y del Pasaporte Digital de Productos.
  5. Luchar contra el greenwashing mediante declaraciones ecológicas para los textiles verdaderamente sostenibles.
  6. Responsabilidad ampliada del productor y fomento de la reutilización y el reciclaje de los residuos textiles.
  7. Incentivar los modelos de negocio circulares, incluyendo los sectores de reutilización y reparación.
  8. Animar a las empresas y a los Estados miembros a apoyar los objetivos de la Estrategia.

Productos de construcción del futuro

El sector de los productos de construcción en Europa está formado principalmente por pequeñas y medianas empresas que constituyen un activo económico y social clave. Los edificios representan alrededor del 50 % de la extracción y el consumo de recursos y más del 30 % del total de residuos anuales en la Unión Europea. También suman el 40 % del consumo de energía de la UE y el 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía.

La revisión del Reglamento sobre productos de construcción reforzará y modernizará las normas vigentes desde 2011, creando una normativa armonizada sobre evaluación y notificación del rendimiento medio ambiental y climático de los productos de construcción.

Los principales objetivos de la nueva normativa son:

  1. Mejorar el funcionamiento del mercado interior de los productos de construcción y responder a las necesidades reglamentarias de los Estados miembros, abordando las deficiencias de las normas actuales.
  2. Mejorar la sostenibilidad de los productos de construcción y contribuir a los objetivos de la transición ecológica y digital de nuestra economía.
  3. Introducir requisitos para los productos de construcción a fin de mejorar la protección de la salud, la seguridad y el medio ambiente, en consonancia con el nuevo Reglamento sobre diseño ecológico de productos sostenibles.

De esta manera se garantizará que el diseño y la fabricación de estos productos se base en técnicas avanzadas posibilitando que sean más duraderos, reparables, reciclables y fáciles de volver a fabricar.

Propuesta sobre nuevas reglas para empoderar a las consumidoras en la transición verde

La propuesta de la Comisión permitirá a los consumidores tomar decisiones informadas y respetuosas con el medio ambiente a la hora de comprar productos. Tanto si se trata de un teléfono móvil como de un electrodoméstico, las personas consumidoras estarán mejor informadas sobre la duración del producto y si puede repararse. Las nuevas normas también protegerán mejor a las consumidoras contra las prácticas engañosas relacionadas con el «greenwashing» o la obsolescencia prematura de los productos.

¿Cómo se establecerán estas medidas?

La propuesta de dará pie al desarrollo de normas específicas para grupos de productos que estarán formados por todo tipo de productos físicos que estén en el mercado europeo. Solo unos pocos sectores serán excluidos, como los sectores de alimentación y productos medicinales. Para finales de 2022 la Comisión lanzará una consulta pública sobre las categorías o grupos de productos que se seleccionarán en el marco del primer plan de trabajo del Reglamento sobre diseño ecológico para productos sostenibles. Aunque la Comisión ya ha hecho una determinación preliminar de los grupos de productos: textiles, muebles, colchones, ruedas, detergentes, pinturas, lubricantes, así como productos intermediarios como el hierro, el acero y el aluminio.